jueves, 1 de abril de 2010

QUIERO DONAR UN RIÑÓN EN VIDA.

A pesar de los esfuerzos por incrementar la donación cadavérica, en muchos países del mundo ésta ha sido insuficiente para satisfacer la demanda de riñones con fines de trasplante.
Por ello en países como España y Estados Unidos se han volcado hacía la donación renal en vida. En el primero la campaña "El Buen Samaritano" y en Estados Unidos, la Cadena de Vida "Chain of Life" buscan incentivar la donación altruista de un riñón en vida.
México se ha caracterizado por ser una nación donde la donación renal es básicamente de donador vivo. Se estima que el 70% de los trasplantes renales en nuestro pais se logran gracias a que alguien donó su riñón en vida a quien lo necesitaba.
Por mi experiencia puedo afirmar que se podrían obetenr aún más riñones de donantes vivos si existiera mayor información acerca de los riesgos y del proceso para serlo. Cuando nos damos a la tarea de informar a las personas que desean donarle a alguien querido un riñón pero tienen temor, éste desaparece después de conocer los detalles que implica dar un riñón en vida para salvar a alguien más.
.
En esta ocasión, trataré los puntos que a mi juicio son los de mayor relevancia para ser tomados en cuenta por alguien que tiene el deseo y esperanza de salvar a un ser querido por medio de donarle uno de sus riñones en vida. Y que, tal vez, tenga dudas o temor a lo que pudiera pasar.
.
1.- Platica con personas que ya hayan donado un riñón. Mientras más personas, mejor será tu plataforma para la toma de tu decisión.
.
2.- La vida de un donador después de la donación es igual a la de cualquier persona sana, e igual a la que tenía antes. Lo que deberá hacer un donador es realizarse estudios de laboratorio de sangre y orina una vez al año. Si bien puede significar un cambio en su vida, esto es algo que cualquier persona debería hacer. Se recomienda bajar la ingesta de sal, de licor, de café, de tabaco y hacer ejercicio. Nada nuevo tampoco.
.
3.-Se debe estar consciente de que existe un riesgo. Por ser una cirugía y por utilizarse anestesia general en ella, existe un riesgo de morir. ¿De qué porcentaje?. No se tiene el registro exacto, pero es muy bajo. Tal vez mucho menos del 1%. En los 9 años de FUNAT nunca un donador en vida ha muerto. Pero es algo que se debe tener en cuenta. Por ello, entre mejor sea el equipo médico y el hospital, menor será el riesgo.
.
4.- Es fundamental que el donante exprese al médico tratante y al cirujano, absolutamente todo acerca de si mismo: sus enfermedades, las enfermedades de su familia, sus alergias, etc. Todo es importante pues dará al equipo médico una mejor visión de la situación y ayudará a que la decisión, sea cual sea, sea la mejor para el donante.
.
5.- El donante debe estar tranquilo y seguro de que ante todo su salud es lo primero. Nunca se expondrá al donante por favorecer al receptor. Aunque el primero insistiera en serlo.
.
6.- En general no se recomienda que el donante sea una mujer joven que no haya tenido hijos y los quiera tener, o bien, que esté en etapa de procreación y deseé tener más familia. Durante el embarazo el cuerpo de la mujer trabaja de más para dar lo necesario al bebé. Los riñones en especial se ven muy comprometidos y en no pocos casos la mujer embarazada presenta una enfermedad llamada preeclampsia. En ella la mujer puede padecer Insuficiencia Renal Aguda por unos días y con los cuidados correspondientes salir de ella. Sin embargo hay personas que no se atienden correctamente y la preeclampsia las lleva a ser Insuficientes Renales con la única salida de un trasplante de riñón. Aún así, si una mujer quiere donar un riñón antes de tener hijos, lo podrá hacer elevando los cuidados durante su embarazo. Nosotros conocemos muchas madres que donaron un riñón antes de serlo y están muy bien despúes de muchos años.
.
7.- Un punto que debe considerar el donante es que un riñón trasplantado no dura para siempre. Esto es, llegará un momento en que el receptor, esa persona tan querida para el donante, tal vez rechace su riñón y se lo deban quitar. Existen casos en los que a los pocos días del trasplante, o aún durante la cirugía, el receptor rechaza al riñón y éste debe ser extraido. Son muy pocos los casos pero se dan. Antes de donar es importante tomar esto en cuenta.
.
8.- Otro escenario es que aún con el riñón, el receptor fallezca. Las razones pueden ser varias. Los medicamentos inmunosupresores bajan las defensas bilógicas del organismo y hacen que la persona sea suceptible de ser infectada por una bacteria o un virus. O bien desarrollar otras enfermedades.
.
9.- El donante nunca deberá exigir nada al receptor por el hecho de haberle donado el riñón. Desde una compensación financiera o en especie, hasta el eterno agradecimiento o devoción por lo que hizo. Un donante debe serlo por amor y no esperar nada a cambio. Al grado que debe considerar que tal vez el receptor no se cuide, no valore lo que recibió y ponga en riesgo su riñón no tomando sus medicamentos o llevando una vida alejada de los cuidados que debe tener. El acto del donante termina con su gran regalo de amor, de ahí en adelante el único responsable es el receptor. El riñón ya no es del donante, es del receptor.
.
10.- La relación entre el donante y el receptor podrá cambiar y no ser lo que es hoy. Un donante debe pensar que tal vez en el futuro la persona a quien le donó su riñón con todo su amor, se comporte de una manera que no le guste. Es más, debe considerar que tal vez se distancien o enojen. ¿Cómo se sentiría el donante si esto sucediera?. La vida es cambio y cualquier cosa puede suceder en el futuro, por ello es muy bueno hacer también el ejercicio de este supuesto y preguntarse si se lo donaría aún y que se alejaran y no volvieran a verse .
.
11.-El donante debe ser muy honesto con si mismo y contestarse con sinceridad la pregunta ¿por qué se lo quiero donar?, ¿yo qué espero a cambio?. La única razón debe ser el amor. Querer que el otro no sufra y hacer lo posible por su bienestar, es lo que debe dirigir la voluntad de alguien que quiere ser donador renal en vida. Pero puede haber otras razones: agradecimiento, querer que el receptor, su familia, amigos, la sociedad, todos se lo agradezcan de por vida; ser héroe, sentirse importante y que todos sepan que es importante y lo vean como tal; estar en deuda con el donador, "si le doy mi riñón estará siempre en deuda conmigo"; etc. Lo que digo a las personas que desean donar en vida es lo siguiente: ¿estarías dispuesto a no volver a ver nunca más a la persona a quien le donas el riñón? y ¿estarías dispuesto a no decirle a nadie que donaste un riñón, ni hoy ni en el futuro?. Si son familiares cercanos la primera propuesta resulta difícil de llevar a cabo, pero la segunda aplica en donaciones entre familia y entre amigos.
.
12.- Todo cambia, los humanos cambiamos. Una persona que quiere ser donante deberá tener muy presente que en un futuro, después de la donación, quiza cambie y se arrepienta. ¿Por qué?, simplemente porque los humanos cambiamos con el paso del tiempo. Lo importante es tenerlo en cuenta y con ello tomar la decisión hoy.
.
13.- La familia y amigos. Un donante generalmente no es un ser aislado, existirán personas cercanas a su alrededor. Decirles que quiere donar un riñón en vida puede ser una noticia muy fuerte en ciertos casos. Si el donante es padre o madre de familia y sustento del hogar muy probablemente su cónyuge e hijos no comprenderán su decisión y pensarán que arriesga su vida y la de ellos, pues en un futuro cualquiera de ellos podrían necesitar un riñón. Y tienen toda la razón. Por eso la decisión de un donante debe estar sustentada únicamente en el amor. "Hoy hay una persona en riesgo de muerte y si yo no la ayudo podría fallecer, mañana no sé qué va a pasar pero hoy si y quiero ayudarla" debería ser la respuesta. Aún así es el punto más delicado de todos y al que el donante debe enfrentar una vez que esté muy seguro de todo lo escrito antes. Tal vez de aquí ya no pase pues los problemas familiares por su decisión podrían ser muy grandes, tanto que deberá abandonar la idea de ser donador. Lo mismo si un hijo de apenas 19 o 20 años es quien quiere donar. Sea cual sea la situación, nunca va a ser fácil para sus seres queridos. Por ello la información es la única herramienta para que en vez de enfrentarse con los seres queridos, se unan todos en esta preciosa gran cruzada por el verdadero amor.
.
14.- El receptor no acepta su donación. Esta situación es sumanete común. El receptor, aún y que está enfermo, en diálisis y que requiere de un riñón para salvar su vida, no desea que alguien cercano, tal vez muy querido, sea puesto en riesgo por él. Y como en el caso anterior, también tiene razón. Lo que el donante debe hacer es agradecer la preocupación del receptor pero hacerle ver, de una manera simple y muy acertiva, que él está en todo su derecho de ejercer su voluntad y convertirla en acciones y en este caso es una decisión tomada: le donará el riñón que tanto necesita y que él espera que respete esta decisión.
.
Finalmente quiero dejar claro que estoy a favor de que exista donación renal en vida. Si expuse algunos puntos que parecieran que trato de desmotivar a los posibles donantes, mi intención no es ésa, es todo lo contrario. Pero soy un convencido de que para la toma de cualquier decisión, la que sea, lo mejor es tener la mayor información disponible y visualizar los más escenarios posibles, desde los más optimistas, hasta los menos.
.
Los que hemos recibido un riñón en trasplante sabemos la diferencia que este milagro hace en nuestras vidas, una diferencia maravillosa pero física, al menos en el inicio. Lo que un donante hace por alguien cuando le dona un riñón en vida, es algo inconmensurable cuyos terrenos se van mucho más allá de lo físico y se asientan en el plano espiritual.
.
Acostumbro decir a alguien que ya donó en vida; los donantes son quienes más ganan en un trasplante. Un acto de amor como ese no pasa desapercibido y lo que ellos reciben es mucho más grande y hermoso.
.
El mayor acto de amor que una persona puede hacer, es dar la vida misma por otro ser humano. Un donante es un ser privilegiado.
.
video video

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada